Ves al contingut principal

¿Por qué viajamos?

  Los objetivos de los turistas, como ya dijo Malson Graburn ( 1977) consiste en crear o experimentar alguna cosa extraordinaria, lo que debería hacernos replantear algunas cuestiones referentes a los modelos y tendencias turísticas, donde podemos apreciar un fenómeno contradictorio, ya que de un lado vemos la McDonalización de la sociedad, es decir, su homogenización, y de la otra la búsqueda constante de la especificidad, de lo genuino y/o autentico de la sociedad, que en algunos casos se hace a través del turismo. La McDonalización de la sociedad nos habla de la globalización y su proceso de homogenización cultural, siendo su modelo de empresa una metáfora del mundo al ver que en todas partes partes podemos encontrar un McDonald, dónde sirven la misma hamburguesa en cualquier sitio. Y aquí está la perversión, ya que podemos ver como este principio de empresa se extiende al resto de las esferas de la vida cotidiana. Esto nos puede hacer llegar a la idea que el turismo puede llegar a responder más a una sociedad de consumo que a una sociedad del ocio como consecuencia de la drástica monetarización del ocio.
 
Para MacCannell, el turismo es un mecanismo compensatorio de las insatisfacciones que nos encontramos en la vida moderna. `El hombre moderno es visto como un ser alienado de la sociedad y su entorno mundano y espurio; dirigido por una búsqueda de autenticidad, desaparecida en su sociedad original la persigue en otros lugares' ( MacCannell 1976:3). En este sentido, MacCannell (1999) nos habla de como la globalización y la occidentalización ha provocado la necesidad de encontrar nuevos significados a la sociedad industrial, donde la búsqueda de la autenticidad es como la antigua búsqueda de lo sagrado.

Autores como Urry (2002) nos hablan del turismo como una ruptura de la vida cotidiana, pero donde nosotros ya tenemos una idea preconcebida de lo que vamos a ver, anticipándonos a la experiencia del viaje. De esta forma Urry nos habla de como el turista ya va predispuesto a hacer unas cosas y ver otras, siendo lo anteriormente conocido del lugar un condicionante, un mediador, de la experiencia turística. De esta forma, cuando alguien escoge una destinación como Ibiza ya podemos ver la anticipación del deseo, el placer, que conformara la experiencia turística, que sera socialmente pensada y anticipada. Siguiendo esta idea, autores como Agamben (1998) o Diken (2004), los cuales siguen muy de cerca la estela de Jafari (1987), podemos hablar del turista como Homo Sacer, es decir, el turismo como la perdida de identidad y responsabilidades, lo que nos lleva a ser identificados como un número de cuenta, una carta de identidad y pasar a formar parte de una masa, como seria el caso típico del turismo de masas o el turismo de fiesta, donde el comportamiento y responsabilidades de las personas puede dejar mucho que desear. Estos casos pueden ser típicos en las Islas Baleares en sitios como Magaluf o Ibiza, o puntos de la costa catalana como Salou.

 

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Sé lo que quiero....báilame el agua

Sí, sé lo que quiero Prefiero morir vicioso y feliz a vivir limpio y aburrido.
Prefiero encontrar una estrella en el fango a cuatro diamantes sobre un cristal.
Prefiero que la estrella queme, sea fuego, a un tacto rezumante de frialdad.
Prefiero besar el duro suelo veinte veces para llegar una sola vez a lo más alto a escalar poco a poco, sin caer nunca pero sin llegar jamás a la cima.
Prefiero que me duela a que me traspase, que me haga daño a que me ignore.
Prefiero sentir.
Prefiero una noche oscura y bella, sucia y hermosa, a un montón de días claros que no me digan nada.
Prefiero una cadena a un bozal.
Prefiero quedarme en la cama todo el día pensando en mi vida a levantarme para pensar en la de otros. Prefiero un gato a un perro. Porque el gato te araña, es infiel, te ignora, se escapa, pero sabes que, a pesar de todo, no podría vivir sin ti. En cambio, el perro es tonto, no sabe nada, te obedece hasta el absurdo.
Prefiero las mujeres gato a las mujeres perro, por las …

Bruixeria a Menorca I: la bruixa com a dona

El coneixament ens farà lliures, però al llarg de la història son molts els  exemples que demostren que el tenir certs coneixaments és perillos.
Coneixaments d'anatomia, botânica, sexualidad, amor i reproducció son coneixaments pel que moltes bruixes van ser acusades de jugar amb el diable.
Dins una societat molt masculina i religiosa açò va ser vist com una amenaça, pel que durant la edad mitjana a toda Europa, i fins al segle XVIII a Menorca, podem trobar molts testimonis que ens xerren de la presencia o l'amenaça d'aquestes forces ocultes majoritariament femenines.
Les bruixes no eren dolentes i llletges, com sempre han estat descrites per la literatura, sino que hauriem de pensar en dones, i també alguns homes, generadros d'un conexamente específic.
La professió de bruixeria sempre s'associa a les dones, i en el mateix Malleus Maleficarum podem veure com açò es definia.
El Malleus Maleficarum és el llibre més famós sobre bruixeria, escrit segurament entre 1486/7, es…

David Seymour "Chim" i la Guerra Civil espanyola a Menorca

David Szymin va néixer el 1911 a Varsòvia en una família d'editors. Amb l'esclat de la Primera Guerra Mundial van marxar a Rússia per tornar a Varsòvia el 1919 . Conegut també pel pseudònim Chim, David Seymour  va començar a treballar com a fotògraf independent i a partir de 1934 les seves històries i fotos aparèixen regularment a Paris - Soir i Salutacions. Mitjançant Maria Eisner i la nova agència Alliance , Chim va conèixer a Henri Cartier - Bresson i Robert Capa, amb qui va desenvolupar part de la seva carrera. 

Entre 1936-1938 Chim va fotografiar la Guerra Civil espanyola, on l'any 1938 viatjà a Menorca, on tot i els dos anys de guerra, seguia sota control republicà. 
Finalment, i acabant la història de la guerra civil espanyola, feu un viatge a Mèxic amb un grup d'exiliats republicans espanyols. 

En esclatar la Segona Guerra Mundial es va traslladar a Nova York , on va adoptar el nom de David Seymour. El 1947 , al costat de Cartier - Bresson , Capa , George Rodger i…