Fronteras



Porque aún sigue en pie mi jaima seguiré remendando las huellas que el siroco va borrando de la historia. (Ebnu, poeta saharaui.)



Las fronteras son elementos simbólicos consustanciales no sólo al establecimiento de los territorios, sino que están implícitos en toda definición de un Nosotros con respecto a los otros Nosotros. Es una identificación colectiva, una proceso a través del cual los distintos individuos que componen un grupo se identifican, reconocen como integrantes del mismo. Vemos, como los habitantes del Sahara Occidental en ningún caso se reconocen como marroquís, sino como saharauis. El espacio físico, geográfico, aparece indisociablemente unido a la historia, formas de vida, pudiendo ser un mismo espacio territorializado de manera y modo diferentes por distintos agentes. El espacio socializado es el marco donde se definen las interacciones que se establecen en el seno de un colectivo y que lo convierte en sociedad. Es con relación a la organización política del espacio que se configuran los diferentes niveles que sirven de marco de referencia espacial a los miembros de una colectividad, desde los espacios locales de interacción asociados a una formación social determinada y/o una etnia concreta. Debemos tener muy presente que los límites no son factores geográficos determinantes, sino construcciones histórico-culturales, que pueden corresponder o no, a los límites geográficos, siendo el territorio marco de referencia para el desarrollo de determinados productos de identificación colectiva de los habitantes del mismo. El territorio tiene un carácter de soporte espacial, físico y de marco económico, político, además de un carácter simbólico, solo hay que pensar en los territorios míticos, y como estos han mantenido cohesionados muchos grupos étnicos, por encima de las diferencias espaciales, temporales y culturales existentes.

Las fronteras nacionales son límites territoriales definidos y reproducidos desde y en base al poder del poder político estatal, siendo las fronteras político-administrativas no coincidentes con las fronteras nacionales, definidas por los actores locales en su interacción cotidiana. Es decir, la relación entre comunidad territorial y división administrativa se construye en un proceso histórico que aglutina a los miembros de un supuesto conjunto, definido y reconocido desde el poder político. Nación, etnia y localidad pueden formar parte de una misma idea de comunidad en un contexto determinado, pero no tiene porqué ser así siempre, y esta idea de comunidad puede ser modificada a lo largo del tiempo. Las fronteras, son la expresión simbólica de la pertenencia de los grupos que comparten un territorio determinado, aunque estos no correspondan a sus límites políticos o económicos, a pesar que hoy día, los limites económicos y políticos sean los que prevalezcan sobretodos los demás.

Comentaris

Entrades populars